martes, 3 de octubre de 2017

Estos son los Alimentos que Debes incluir en tu Rutina de Belleza para una Piel Perfecta




La naturaleza nos ofrece una serie de alimentos que ayudan al cuidado de nuestra piel. El uso de las mascarillas aportan a nuestra piel frescura, juventud y un buen aspecto exterior; ayudando al bienestar y la armonía interior

ESTOS SON LOS ALIMENTOS QUE DEBES INCLUIR EN TU DIETA PARA UNA PIEL HERMOSA 

- Aguacate:
Contiene lípidos y vitaminas de una forma que es especialmente fácil de asimilar por la piel. Dadas  estas propiedades, resulta adecuada para el cuidado de pieles maduras y secas.

MASCARILLA DE CALÉNDULA Y AGUACATE:
Su uso es muy utilizado en cosmética, en infusiones.
Pon en un recipiente la pulpa de un aguacate maduro, añade 3 cucharadas de nata, 1 cucharada de pétalos de caléndula y 1 cucharadita de aceite de moka ó aceite de almendras dulces. Batelo bien en la bátidora y mantenlo aplicado durante 20 minutos en el rostro, cuello y manos.

Esta mascarilla es muy apropiada para pieles envejecidas, extremadamente secas y con falta de vitalidad. Estira progresivamente las arrugas de expresión y deja una piel radiante.

- Almendra:
La almendra contiene un valioso aceite con un contenido en lípidos del 55%. Asímismo , este aceite es rico en un gran número de vitaminas y minerales, vitales para la piel. El aceite de almendras es además, una sustancia muy afin a la piel. Resulta apropiado para el cuidado de las pieles secas e irritadas, y favorece también el proceso de curación de pequeñas heridas.
Muchos productos para el cuidado de estos problemas cutáneos incluyen el aceite de almendras entre sus ingredientes, aunque por su extrema suavidad también es apreciado como aceite para masaje.

MASCARILLA  PELLING DE ALMENDRA:
Tritura en un  molinillo de café unos 50 gramos de almendras naturales. Hierve un vaso de leche entera, a la que añadirás las almendras. Mantenlo en fuego lento, para que la leche se vaya evapoarando poco a poco. Deja enfriar; añade 1 yema de huevo y 10 gotas de aceite de almendras. Agrega a esta mezcla la cantidad suficiente de arcilla blanca, o en su efecto harina de avena, para que adquiera una textura lo suficientemente espesa para que este firme  sobre la piel. Aplícala por todo el rostro y cuello, masajeando ligera y suavemente, para que la almendra molida ejerza su acción exfoliante. Después de unos minutos aplica una segunda capa y déjala actuar sobre el rostro otros 15 minutos. Retirala con agua frìa y la ayuda de una esponja suave.

Notarás una suavidad extrema, ya que afina la epidermis favoreciendo la eliminación de células muertas de la piel. Esta mascarilla esta indicada para pieles àsperas, secas, con falta de suavidad  y brillo natural.

- Aloe vera:
El aloe vera actua como un protector solar natural y es capaz de fijar el agua, hidratando la piel. Además, tiene un efecto balsámico, protector y nutritivo para el cuidado de la piel.


MASCARILLA DE ALOE VERA Y LEVADURA DE CERVEZA:
La levadura de cerveza es rica en minerales, vitaminas y proteinas. Además mejora el estado de la piel, el cabello, las uñas. Se comercializa en escamas, pastilla y cápsulas.

MODO DE PREPARACIÓN:
Pon en la batidora 2 cucharadas soperas de levadura de cerveza, ½ hoja grande de aloe vera, 1 clara de huevo. Mezclalo bien y aplícalo de inmediato y se retira alos 35 minutos.
Muy apropiado para cutis secos y además actua como revitalizante.

- Caléndula:
Ayuda a limpiar la piel y estimula su regeneración. También tiene un efecto antiinflamatorio, y las heridas se curan sin problemas.

- Germen de Trigo:
El aceite de germen de trigo contiene vitamina E y ácido linoleico. De esta forma, protege la piel, favorece su regeneración y la nutre de modo óptimo.
Las mascarillas y los emplastos preparados a base de germen de trigo pueden ayudar a prevenir la formación prematura de arrugas.

MASCARILLA DE FRESAS Y GERMEN DE TRIGO:
Es una mascarilla sencilla, muy utilizada para mejorar la piel de mujeres que tengan problemas de arrugas y falta de vitalidad y tersura. Puede aplicarse una vez por semana.

MODO DE PREPARACIÓN:
Coloca en un bol 4 ó 5 fresas maduras, añadir 1 cucharada de germen de trigo y 4 ó 5 gotas de aceite de germen de trigo ó oliva. Mezclalo todo bien y aplícatelo sobre el rostro, colocando posteriormente una gasa por encima. Déjala durante 25 minutos y retirala con abundante agua fria y aplica tu crema habitual de tratamiento.

- Jojoba:
El aceite de jojoba, de vista su estructura química es idéntico a los lípidos de la piel del ser humano.
Por esta razón, el aceite de jojoba es extraordinario como protección de la piel y nutriente, especialmente en las pieles maduras y secas, que se benefician de sus componentes. Éstos mejoran la película protectora natural de la piel, la regeneran y la refuerzan.

- Mango:
La vitamina C que contiene el mango ayuda a la producción de colageno  que beneficia a nuestra piel para lucir joven, tersa y brillante.

MASCARILLA ACLARANTE DE MANGO PARA PIEL MIXTA
Necesitarás un mango maduro pelado y picado muy pequeño, 2 cucharadas de zumo de limón, ½ cucharada de bicarbonato de sodio y 2 cucharaditas de miel.

MODO DE PREPARACIÓN:
Hacer un pure con el mango y agregar el zumo de limón, bicarbonato y la miel. Aplicar en la cara y dejar actuar durante 15 ó 20 minutos. Lavar con abundante agua a temperatura ambiente y posteriormente aplicar una hidratante.


- Manzanilla:
La manzanilla ayuda en el cuidado y tratamiento de la piel.
El aceite de las flores de la manzanilla contiene entre otras sustancias, los apreciados principios activos camazuleno y aceite de alfabisabol, que calman la piel irritada, tienen un efecto antiinflamatorio.

- Espinaca:
Esta verdura mejora notablemente la piel de personas que sufren de sequedad y falta de suavidad. Ideal para pieles cansadas y maduras. Cómo acción preventiva contra el envejecimiento cutáneo, aporta unos beneficios totalmente naturales, indispensables para mantener el equilibrio de la piel, su vitalidad y su explendor.

MASCARILLA DE ESPINACAS:
La espinacas limpian y contienen vitamina A, la bitamina de la belleza por excelencia.

Lava abundantemente unas ojas de espinacas. Ponlas a cocer durante 3 minutos en un poco de leche entera. Déjalas enfriar y cuando estén templadas, estìralas y colócalas sobre tu cara y cuello. Relájate y mantén puesta la mascarilla durante 25 minutos. Deja que se seque sobre la piel, y aplícate posteriormente la leche con la que has cocido las espinacas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario